Carta al Director

Viña del Mar, 1 de octubre de 2020.

Poder del órgano constituyente

Señor Director:

      El encargado constitucional del Partido Comunista, Carlos Arrué, en su afán por desconocer el acuerdo firmado el 15 de noviembre y la reforma constitucional que plasmó sus contenidos, ha manifestado recientemente: “De lo que se trata, más bien, es de definir cuál es el poder con que cuenta el órgano constituyente. La verdad es que su poder se sostiene en el pueblo, no en otro lugar. Y será ese pueblo quien redactará una nueva Constitución y lo hará sobre una hoja en blanco”. Según Arrué, la actual Carta Fundamental sería ilegítima y por ello sus disposiciones no podrían restringir al nuevo órgano.

            Arrué solo confirma lo declarado anteriormente por personas tales como Luis Mesina, Fernando Atria y Alfredo Joignant, quienes han dicho, respectivamente: “Se puede dar el fenómeno de que, dada la capacidad de movilización, los constituyentes se constituyan en la primera reunión y se autodeclaren soberanos; y se acaba todo. Se cierra el Congreso inmediatamente”; “El poder constituyente lo tiene el pueblo y el pueblo ejerce el poder constituyente cuando quiera, como quiera y del modo que quiera. El poder constituido no puede aherrojar al poder constituyente. Éste decidirá si usar o no los mecanismos del poder constituido”; “Ese poder constituyente se va a materializar en una asamblea que va a redactar una Constitución, pero como es poder constituyente esa asamblea podría sentirse no obligada a respetar los términos del acuerdo que fue firmado”.

                         Atentamente le saluda

Adolfo Paúl Latorre

Abogado

Viña del Mar, 29 de septiembre de 2020.

En la duda, abstente

Señor Director:

            El triunfo del Apruebo en el plebiscito constitucional podría acarrear algo beneficioso para Chile. Sin embargo, las incertidumbres sobre lo que podría ocurrir en caso de que tal opción se impusiere son infinitamente mayores que las certezas, pues se desconoce cuál sería el contenido de una nueva Constitución redactada “a partir de una hoja en blanco”. La opción Rechazo, en cambio, ofrece la certeza de algo conocido: la Carta Fundamental actualmente vigente, que puede ser reformada según sus propios preceptos (ella suma más de 200 reformas a través de 39 leyes; no es una Constitución rígida o pétrea).

Como escribió Patricio Navia en una reciente columna: el proceso constituyente que se iniciaría en el caso de que ganare el Apruebo en el plebiscito del 25 de octubre implicaría una serie de riesgos que podrían llevar al país por el sendero de crisis e inestabilidad por el que ya transitan muchos otros países de América Latina. Cuando uno se enfrenta a una decisión en la que el valor de lo que se podría perder es sustancialmente superior al valor de lo que se podría ganar; cuando los riesgos y costos superan las potenciales ganancias, lo más razonable es no embarcarse en esa aventura.

Como reza el aforismo jurídico latino “in dubiis, abstine” (en la duda, abstente).

Atentamente le saluda.

Adolfo Paúl Latorre

Abogado

Viña del Mar, 27 de septiembre de 2020.

Pretensión comunista. desconocer el acuerdo 

Señor Director:

            El encargado constitucional del PC, Carlos Arrué, sostuvo que la Convención que se elegiría en caso de ganar la opción Apruebo sería depositaria de una “potestad constituyente” que le permitiría alterar los términos del acuerdo del 15 de noviembre y de la reforma que plasmó sus contenidos. Según Arrué, la actual Carta Fundamental sería ilegítima y por ello sus disposiciones no podrían restringir al nuevo órgano.

Tales declaraciones están en consonancia con lo dicho por Luis Mesina —el coordinador del movimiento No+AFP e integrante de la Mesa de Unidad Social— quien en relación con el proceso constituyente declaró: “Se puede dar el fenómeno de que, dada la capacidad de movilización —expresión que puede interpretarse como “capacidad de ejercer la violencia revolucionaria”—, los constituyentes se constituyan en la primera reunión y se autodeclaren soberanos; y se acaba todo. Se cierra el Congreso inmediatamente”; dichos que han sido avalados por Alfredo Joignant y por Fernando Atria 

Atria, en un programa de Tele13 Radio (22/11/2019), conversando con Joignant declaró: “Hay dos maneras de reformar la Constitución: por la vía regular o por la que el pueblo elija; el poder constituyente lo tiene el pueblo y el pueblo ejerce el poder constituyente cuando quiera, como quiera y del modo que quiera”. 

Apuntó Joignant: “Es más, el poder constituyente podría hacer estallar las instituciones que lo abrigan”.

Atria confirmó: “El poder constituido no puede aherrojar al poder constituyente. Éste decidirá si usar o no los mecanismos del poder constituido; podrá no usarlos y hacerlos estallar o podrá manifestarse a través de ellos, pero estos mecanismos ya no van a ser los normales de ejercicio del poder constituido, van a ser el mecanismo de expresión del poder constituyente”. 

Joignant insiste: “Ese poder constituyente se va a materializar en una asamblea que va a redactar una Constitución, pero como es poder constituyente esa asamblea podría sentirse no obligada a respetar los términos del acuerdo que fue firmado ¿o no?”. 

Atria: “Esa es la pregunta que yo prefiero no responder”.

A buen entendedor pocas palabras.

Según el abogado Hernán Corral “la asamblea soberana de Mesina, lejos de ser una bravata, es una posibilidad que debe ser tomada en serio”.

                         Atentamente le saluda. 

Adolfo Paúl Latorre

Abogado

0 No hay Me Gusta 🙁

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PUBLICACIONES POR AUTOR
PROGRAMA REVELANDO
REVISTA ESLABÓN
HAZTE SOCIO DE ASOFAR
TRÁMITES DE DEFUNCIÓN
SUBSECRETARIA FF.AA.
CAPREDENA
MULTIGREMIAL FACIR
DEMODIGITAL.CL
REVISTA TRES ESPADAS

ASOFAR AG - Asociación Gremial de Oficiales de la Armada en Retiro

Esmeralda 1074 Of. 401, Valparaíso - Tel 32 2254314 - asofar@gmail.com