ACTUALIDAD INFORMATIVA

El Líbero

Publicado el 27 de enero de 2021

Nieto abogado de Frei Montalva celebra fallo de la Corte: “Va a reparar una situación muy injusta con personas cercanas a mi abuelo”

Juan Pablo Beca Frei tenía 15 años cuando su abuelo falleció. En conversación con El Líbero, señala que el fallo en segunda instancia que absolvió a seis condenados es “sólido” y “contundente”. Espera que la Corte Suprema lo ratifique para darle un cierre.

“No hay ninguna prueba de que a mi abuelo lo mataron”, decía en 2019 Juan Pablo Beca Frei, abogado constitucionalista y nieto de Eduardo Frei Montalva, tras la sentencia del juez Alejandro Madrid ese año. Hoy, califica la decisión de segunda instancia en que la Corte de Apelaciones absolvió a los seis condenados como “un fallo muy sólido, coherente, ordenado y estructurado”.

En conversación con El Líbero, Juan Pablo Beca afirma estar “muy conforme, incluso contento”, pues señala: “Va a reparar una situación muy injusta con personas que eran bien cercanas a mi abuelo y que han sufrido”.

“Eduardo Frei no fue víctima de homicidio sino que falleció de complicaciones médicas”, subrayaron los tres magistrados que fallaron la causa -Jaime Balmaceda, Paola Plaza y Guillermo de la Barra- y revocaron la sentencia en primera instancia del ministro Madrid, futuro presidente de la Corte de Apelaciones. Sobre su decisión, Beca dice estar “absolutamente de acuerdo”.

-En términos generales, ¿cuál es su análisis sobre la sentencia de los magistrados?

-Es un fallo muy sólido, bien coherente, ordenado, estructurado. Va analizando paso a paso todos los elementos, repasa todo lo que fueron las pruebas, los argumentos de las partes. Primero desecha los recursos de casación, que son cuestiones más de forma, para luego centrarse en el fondo a través de los recursos de apelación que fueron los que en definitiva acogieron, lo que le da, a mi juicio, más fuerza al fallo porque si se hubieran quedado solo en la casación se podría haber anulado la decisión por cuestiones de forma. La misma Sala dice que daba para anularlo pero que no lo hicieron porque había otro medio para remediar la situación que era entrar al fondo del asunto a través de la apelación. No se quedaron en cuestiones formales, sino que entraron al fondo. Allí establecen que todas las pruebas que se rindieron no dan para acreditar el delito que se estaba tratando de imputar.

-¿Y su apreciación personal sobre la sentencia?

El fallo me deja muy conforme, incluso contento, porque se va a reparar una situación muy injusta con personas que eran bien cercanas a mi abuelo y que han sufrido. Este fallo espero que en algo lo repare. Espero también que ayude a clarificar una duda histórica, aunque veo difícil que así ocurra.

-A su juicio, ¿cuáles fueron las claves por las que los jueces absolvieron a los seis condenados?

-Fundamentalmente que fue el tema probatorio, porque no se logró acreditar nada de lo que se les estaba imputando. El único elemento que hay, y que analiza con bastante detalle, es un supuesto envenenamiento, pero que lo descartan porque ese era un peritaje de dos doctoras que al final dicen que es uno solo, ya que una le pasó la información a la otra porque hay una sola experta en ese tema. Eso fue desmentido por otros peritajes en el extranjero que dudaban mucho de la solvencia científica de ese informe. Entonces, descartado eso que era la única prueba más plausible la verdad es que no pidieron ningún otro antecedente.

-¿Qué implica la decisión de cara al futuro con respecto al Caso Frei? Hace unos años usted mencionaba que en estos hechos históricos siempre queda la sombra de la duda. ¿Podrá cerrarse ahora?

-Lo veo bien difícil porque es un análisis más histórico que jurídico. Lamentablemente hay una verdad instalada, una especie de posverdad, hay mucha gente que cree que así fue y es difícil que se convenzan aunque haya un fallo confirmatorio de la Suprema. Históricamente va a quedar siempre la duda, jurídicamente creo que se va a resolver con la decisión de la Suprema. Siendo tan contundente este fallo en la Corte de Apelaciones yo confío en que la Suprema lo va a confirmar.

-¿Por qué se estima que hay que condenar en primera instancia? ¿Qué implicaciones tiene que se revoque la primera sentencia?

El juez Madrid fue el que falló en forma errada. Desde el punto de vista jurídico-legal la primera sentencia ya no vale, lo que vale ahora es la sentencia actual, sobre esa habrá que seguir discutiendo. Lo que se va a analizar en la Suprema es esta segunda sentencia, la primera ya pierde toda relevancia. Lo que queda de toda esa etapa del juez Madrid es la investigación que se hizo, pero no la sentencia.

-En la primera instancia el juez Alejandro Madrid reconocía que no había existido envenenamiento y usted calificó el fallo como “muy malo”. ¿Qué opinión le merece que el juez Madrid haya conducido la investigación y también fallado la causa?

-Ese no es un problema del juez Madrid, es un problema del sistema procesal penal antiguo y por eso se modificó hace más de 20 años y Chile se puso al día porque el sistema antiguo era así y por eso era absolutamente contrario a los tratados de derechos humanos y fue necesario modificarlo. Todos los jueces tenían que hacer eso, investigar, acusar y después ellos mismos fallar; entonces era muy difícil que alguien que acuse después se desdiga de su misma acusación y encuentre a alguien inocente que él mismo había acusado. Por eso es que adquiere tanta relevancia que esta sea primera vez que un grupo de jueces que no condujo la investigación, que eran más objetivos en ese sentido, tuvieran que definirlo. Pero insisto, ese no es problema de Madrid es problema del proceso penal antiguo.

-Hubo críticas desde los jueces sobre errores de redacción y de forma en el primer fallo, ¿usted concuerda?

-Absolutamente, ese fallo honestamente era vergonzoso leerlo. Estaba lleno de faltas de ortografía, de palabras mal escritas, no me explico cómo se pudo publicar una cuestión de ese tipo. Los jueces en este fallo dicen que eran tantos los errores que no tenían espacio para poder corregirlos, se hacen cargo de que había muchas fallas y siguen adelante, pero es algo de forma. Entonces, para entrar a las cuestiones dejaron establecido que las había, pero no las corrigieron.

-¿Y sobre las pruebas? Usted en 2019 señaló: “No hay ninguna prueba de que a mi abuelo lo mataron. Si no logra probar el hecho punible, menos puede probar la participación”.

-Yo estoy absolutamente de acuerdo con lo que fallaron ahora, creo que efectivamente fue así, si no hay un hecho punible y no se demostró que eso ocurrió, menos podemos empezar a ver quiénes son los responsables de algo que no se demostró que haya ocurrido.

-Los querellantes anunciaron que recurrirán a la Corte Suprema. ¿Qué posibilidades tiene el caso en esa Corte?

-Este fallo es muy contundente y sólido, por lo tanto espero que la Corte Suprema lo ratifique porque es un muy buen fallo. Si es que la Corte Suprema lo rechaza, es decir lo casa, lo anula, habría que ver si la casación es de forma o de fondo. Si es de forma tendría que repetirse el juicio desde el momento en que detectan algún error y si es de fondo dictar una nueva sentencia.

-¿Recurrir a la Suprema es una cuestión simbólica?

-Eso tendría que contestarlo quienes van a recurrir. Si yo tuviera un fallo así de contundente en contra yo dudaría mucho de seguir recurriendo, pero eso es una decisión de los querellantes.

-Dentro de su familia hay quienes creen en el homicidio y dicen que seguirán luchando para conseguir justicia para Frei Montalva. ¿Cree que eventualmente podrá generarse un acuerdo entre las partes?

-Este no es un problema entre las partes, evidentemente no vamos a ocultar que hay tensiones en la familia, como en cualquier familia pueden haber diferencias, pero no es un caso entre un grupo de la familia y otro que tuviera que fallarse. En ese sentido, no creo que eso afecte.

-¿Puede el ambiente y la opinión pública incidir en las determinaciones de los jueces? ¿Qué opinión le merecen los tres magistrados?

-En teoría la opinión pública no debiera incidir, los jueces son absolutamente independientes, pero en la práctica eso ocurre. Los jueces no viven en una burbuja, están inmersos en la sociedad y obviamente escuchan lo que pasa, leen noticias, tienen amistades que les hacen comentarios, pero los buenos jueces, profesionales debieran ser capaces de fallar a pesar de todo eso. Creo que los tres jueces que fallaron esta causa así lo hicieron. Independientemente de la presión social que pueda haber, se atuvieron al derecho y al mérito del proceso. Si uno ve todos los artículos que citaron, diferentes códigos y cómo analizaron las pruebas, fallaron de acuerdo a derecho en mérito del proceso y no a presiones sociales ni políticas.

-¿Cómo se puede explicar un fallo tan diferente hace dos años?

-Creo que tiene que ver con que el mismo juez investiga y falla, eso no era tan inusual en el sistema penal antiguo en que las Cortes de Apelaciones daban vuelta los fallos de primera instancia. Es difícil que un juez que investigó tantos años y ya tenía una idea, haya fallado en contra de esa idea que se haya formado, por muy en equivocada que estuviera.

Fuente: página web El Líbero

5 Me gusta 🙂
PUBLICACIONES POR AUTOR
PROGRAMA REVELANDO
REVISTA ESLABÓN
HAZTE SOCIO DE ASOFAR
TRÁMITES DE DEFUNCIÓN
SUBSECRETARIA FF.AA.
CAPREDENA
MULTIGREMIAL FACIR
DEMODIGITAL.CL
REVISTA TRES ESPADAS

ASOFAR AG - Asociación Gremial de Oficiales de la Armada en Retiro

Esmeralda 1074 Of. 401, Valparaíso - Tel 32 2254314 - asofar@gmail.com