COLUMNA DE OPINIÓN

RESPECTO AL ABORTO Y LA EUTANASIA.

Viña del Mar, 1 de febrero 2021

Adolfo Carrasco Lagos

En 2017 se aprobó en nuestro país la ley de “aborto en 3 causales”, que permite dar término voluntario al embarazo en las siguientes situaciones: riesgo de vida de la madre, inviabilidad del feto o violación; en este último caso, sólo se puede realizar hasta las 12 semanas de gestación.

El 13 enero 2021, la “Comisión de Mujeres y Equidad de Género” de la Cámara de Diputados dio inició a la discusión del proyecto que despenaliza el aborto hasta las 14 semanas de gestación, impulsada por la diputada Maite Orsini.

Al respecto, Gloria Maira, coordinadora de la “Mesa de acción por el aborto en Chile” ha declarado que “descriminalizar la decisión de las mujeres es fundamental en el respeto de nuestra dignidad y derechos.” (La Tercera, 11 Ene 2021).

Por otra parte, según la encuesta “Plaza Pública Cadem” correspondiente a la 5ª semana de diciembre, indica que un 52% de los chilenos está de acuerdo con el aborto en algunas circunstancias, mientras que el 27% cree que se podría bajo cualquier motivo, coincidiendo estos últimos con diferentes organismos internacionales que pregonan que el aborto libre debe quedar estatuido a nivel mundo como un derecho.

Si se aprobara el aborto libre, serán las madres las que decidirán libremente y en cualquier circunstancia, si aceptan o rechazan la vida de esos hijos próximos a nacer. Para los que respetamos la vida en gestación, eliminarlas sería igual que matarlas con premeditación, o sea, cometer un asesinato.

Pero hace poco se ha generado otro cuadro conflictivo que habrá que resolver, consistente en “la eutanasia para personas mayores cansadas de vivir” (web “Holanda y la eutanasia”- La Haya, 5 Febr 2020), que ya se estudia en ese país; si esto se hiciera realidad, cualquier persona mayor podría decidir, también libremente, sin ninguna traba, el momento de acabar con su vida, con sólo tragarse una pastilla. Para los católicos, que respetamos la vida, ello tampoco es aceptable, pues ese acto correspondería a un suicidio.

El aborto y la eutanasia son dos de las manifestaciones más dramáticas incluidas en la llamada “Cultura de la Muerte”, porque ambas violentan el derecho a la vida de seres humanos. Otras manifestaciones de dicha Cultura, son las deportaciones, asesinatos masivos de grupos étnicos y la trata de personas.

Los promotores de tal Cultura son poderosos grupos de interés económico o comercial con una gran influencia política sobre gobiernos y organismos internacionales.  (Periódico “Portaluz”, 14 Sept 2018).

Uno de esos organismos pro aborto es la Organización Mundial de la Salud (OMS) que, con el dinero recibido de muchos países, reúne un contundente presupuesto que usa para promover a lo largo del mundo, entre otros, lo siguiente:

–     El aborto libre, como un derecho esencial y seguro.  

–     El adoctrinamiento LGTB, especialmente a niños en las escuelas, consistente en el conocimiento y práctica de actos de lesbianismo, gays, transexuales y bisexuales.

–     La masturbación en niños, a partir de los 4 años de edad.

–     El apoyo a la legalización de la prostitución.

–     El forzar a médicos para que practiquen operaciones de “cambio de sexo”, incluso a menores.

Por lo anterior y otras razones, el ex presidente Trump decidió suprimir el apoyo de su país a la Organización Mundial de la Salud, consistente en 419 millones de dólares anuales, que es sólo el 15% del total recibido por la OMS anualmente. (CitizenGo, 13 Sept 2020).

Pero el recién asumido presidente Biden, en su primer día como tal, decidió continuar apoyando con recursos a dicha Organización, lo que significa que también continuará promocionando el aborto, y que organizaciones que por ello  lo aplauden, como “Planned Parenthood”— el mayor proveedor de servicios reproductivos de EEUU que, no hay que olvidar, ya había lucrado comercialmente con la venta de órganos y tejidos de bebés abortados — no dejarán de recibir cuantiosos fondos… ¿para continuar con su criminal actividad? (CitizenGo, 20 Ene 2021).

Respecto a la decisión del presidente Biden, el arzobispo de Los Ángeles, Norteamérica, monseñor José Gómez, publicó en el sitio web DioceseTucson una declaración datada el 22 enero, que señala…” nuestro nuevo presidente prometió seguir algunas políticas que promoverían males morales y amenazarían la vida y la dignidad muy gravemente, en las áreas del aborto, la anticoncepción, el matrimonio y el género”. Esta declaración alcanzó a filtrarse en el sitio web indicado, pese a que la Conferencia Episcopal del país del norte no la hizo pública, porque la Secretaría de Estado del Vaticano le ordenó no divulgarla, luego que los cardenales pro-homosexuales Joseph Tohin, Blase Cupich y otros, lo alertaran sobre ella.

El arzobispo Gómez expresó “su profunda preocupación” por “la libertad de la Iglesia y la libertad de los creyentes para vivir de acuerdo a su conciencia”.

Por otra parte, la Organización de Naciones Unidas, ONU, entre los objetivos relativos a la salud, en el punto 3.7 de la Agenda para el Desarrollo Sostenible, declara…”garantizar el acceso universal a los servicios de salud sexual y reproductiva, incluida la planificación familiar, información, educación e integración de la salud reproductiva en las estrategias y programas nacionales”. Y ese objetivo se repite en el punto 5.6 sobre la igualdad de género.

Muchos ya conocemos que este rebuscado vocabulario usado por la ONU, se refiere específicamente al aborto universalizado, la anticoncepción financiada o impuesta, la negación de la vida y la familia. Es por ello que llama mucho la atención que la Santa Sede “se entusiasme y colabore con él”, cuando el 8 de marzo 2019, en una conferencia en el Vaticano, el Papa Francisco manifestó …”la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, aprobados por más de 190 naciones en septiembre de 2015, fueron un gran paso adelante para el diálogo global, como signo de una necesaria nueva solidaridad universal”.

Pero lamentablemente, entre esos Objetivos, muchas cosas no están de acuerdo ni con la moral natural ni con la católica. (Acción Familia, 8 Ene 2021)

Resumiendo, tanto la OMS como Naciones Unidas forman parte de las organizaciones pro aborto, con una suculenta ayuda en dólares del nuevo gobierno estadounidense.

Respecto a la Santa Sede, pareciera que actualmente no desaprueba los Objetivos de Desarrollo sostenible planteados por Naciones Unidas.    

Como tal vez pudieron ser malinterpretadas las declaraciones del Santo Padre, sería muy importante que ellas fueran aclaradas por la Conferencia Episcopal para su mejor entendimiento por parte de la Comunidad Católica Nacional.

2 Me gusta 🙂
PUBLICACIONES POR AUTOR
PROGRAMA REVELANDO
REVISTA ESLABÓN
HAZTE SOCIO DE ASOFAR
TRÁMITES DE DEFUNCIÓN
SUBSECRETARIA FF.AA.
CAPREDENA
MULTIGREMIAL FACIR
DEMODIGITAL.CL
REVISTA TRES ESPADAS

ASOFAR AG - Asociación Gremial de Oficiales de la Armada en Retiro

Esmeralda 1074 Of. 401, Valparaíso - Tel 32 2254314 - asofar@gmail.com