CRÓNICA

EL “MANIFIESTO” DEL BRIGADIER EJÉRCITO (R ) MIGUEL KRASSNOFF MARTCHENKO

Viña del Mar.  Febrero 2021 

Adolfo Carrasco Lagos

Capitán de Navío

En enero del presente año, el brigadier Miguel Krassnoff M., que ya cumple 17 años privado de libertad, envió al presidente Sr. Piñera y otras autoridades nacionales un escrito de 56 páginas, al que denominó “Mi Manifiesto”.

Dividido en tres partes tituladas: “Yo expongo”– “Yo denuncio” y “Yo exijo”, relata en detalle las múltiples irregularidades jurídicas que, según su criterio, cometieron diferentes ministros para imputarlo por violaciones a los derechos humanos durante su desempeño en comisión en la Dirección de Inteligencia Nacional, DINA,  entre el 1 de agosto 1974 y fines de 1976, con la misión de cooperar a las FFAA en desarticular la organización terrorista denominada “Movimiento de Izquierda Revolucionario” (MIR),

A esta fecha, se estima que la suma de penas aplicadas a Krassnoff por los tribunales de justicia alcanzan ya a los 900 años de prisión. Pero al respecto, las opiniones son discordantes, pues unas las estiman adecuadas y otras, exageradas e indicadoras de un verdadero “acoso judicial” al que el brigadier y su equipo han sido sometidos por las izquierdas, entre las que se encuentran jueces, políticos y “cerebros lavados”.

Porque sentí y viví toda esa época en nuestro país, concuerdo con  lo expresado por el brigadier Krassnoff en su “Manifiesto”; puedo asegurar que tanto el MIR como otras organizaciones terroristas que querían empujar a Chile hacia las garras del marxismo cubano, causaron mucho daño a la comunidad nacional, razón por la cual era necesario que las FFAA usaran mano dura para desarticularlas. 

Tan real era ese temor que infligían, que diferentes personalidades chilenas de ese tiempo manifestaron lo siguiente respecto al actuar de las FFAA:

El 8 julio 1973, en declaración conjunta de los presidentes del Senado Eduardo Frei Montalva y de la Cámara de Diputados, Luis Pareto, ambos DC, manifestaron: “Ningún pueblo puede resistir la tensión que crea la inseguridad de los ciudadanos ante la impúdica acción de grupos armados que cuentan con amparo oficial” (Se refieren al amparo brindado por el gobierno allendista).

El 23 agosto 1973: el senador DC Andrés Zaldívar, en declaración a “Que Pasa”, y refiriéndose a las FFAA, expresaba: ”Creo que son las grandes reservas morales de nuestro país y pueden ser ellas quienes en un momento dado estén llamadas a solucionar las cosas aquí; en eso no hay que tener tapujos y lo demás es ser un hipócrita”.

El 11 septiembre 1973, el senador y presidente de la DC (hasta ese día), Patricio Aylwin, en declaración al corresponsal de las agencias NC News Service, de Washington y Bonn, reproducida en diario “La Prensa” de Santiago, manifestaba: “La verdad es que la acción de las FFAA y del Cuerpo de Carabineros no vino a ser sino una medida preventiva que se anticipó a un autogolpe de estado que, con ayuda de milicias armadas con enorme poder militar de que disponía el Gobierno (de Allende) y con la colaboración de no menos de diez mil extranjeros (terroristas) que había en el país, pretendían o habrían consumado una dictadura comunista. Por eso se produjo el pronunciamiento militar y se formó la Junta Militar de Gobierno; nosotros los democratacristianos, habríamos faltado a la verdad y habríamos sido inconsecuentes si no hubiéramos reconocido que la responsabilidad fundamental de lo ocurrido proviene del Gobierno de la Unidad Popular y que las FFAA no buscaban esto, sino que actuaron por patriotismo, con un sentido de responsabilidad frente al destino histórico de Chile.

Y más adelante, Patricio Aylwin agregaba: “Es muy fácil convertirse en juez de otros que están peleando, mientras uno está cómodamente sentado en el escritorio; yo no me siento con la autoridad moral para juzgar si han sido excesivos o no, porque lo cierto es que los militares han tenido muchas bajas y han recibido la acción. No tengo una cuantificación, yo creo que hay más muertos de los que se ha dicho, pero al mismo tiempo tengo otra cosa clara: que la versión que se ha dado en el extranjero es tremendamente exagerada, cuando se habla de los muertos flotando en el río Mapocho; cuando se habla de los varios cientos de miles o decenas de miles de muertos, heridos y prisioneros, es una exageración manifiesta.”

Por su parte, el ex presidente Eduardo Frei Montalva, después del 11 septiembre, manifestaba: ”Los militares nos salvaron la vida y de la degollina”

Don William Thayer Arteaga, DC y rector de la Universidad Austral de Chile hasta octubre 1973, exponía: “Tomando en consideración lo que conversé con Frei, le pregunté en esos días al cardenal Silva Henríquez: “Dígame, Eminencia, ¿no cree Ud. que si no es por los militares, a muchos de nosotros nos habrían asesinado?” Él me respondió: “No sólo a ustedes, sino que a mi también. A todos nosotros”.

Don Rafael Retamal, miembro del Tribunal Constitucional, dirigiéndose al ex presidente Aylwin, le decía: “Mire, Patricio: los extremistas nos iban a matar a todos. Ante esta realidad, dejemos que los militares hagan la parte sucia, después llegará la hora del derecho.”

Luego de conocerse todas estas declaraciones pre y pos 11 de septiembre 1973, expresadas por representantes nacionales de la vida política, religiosa y judicial,  se puede percibir el temor que embargaba a muchos respecto al futuro del país y de sus propias vidas y familias, en el caso que se instalara en Chile un gobierno marxista. En esas circunstancias, se entiende con claridad la necesidad imperiosa que existía en desarticular lo antes posible al MIR y otras agrupaciones terroristas, tarea que en parte le correspondió cumplir, en ese entonces, al teniente Krassnoff y sus colaboradores.

Por respeto a los derechos humanos del brigadier Krassnoff y su gente de ser escuchados, y también de las FFAA de ese entonces y de todos los chilenos que vivimos esos difíciles mil días de la Unidad Popular, su “Manifiesto” debería no sólo ser acogido por el Presidente Piñera, sino también estudiado para confirmar si es efectivo todo aquello que en él expone.

Cabe agregar que esta es la tercera vez que el brigadier envía un escrito al Sr. Piñera y otras autoridades, y que nunca recibió alguna respuestas a los dos primeros.

Cabe agregar, además, que Krassnoff solicitó en su oportunidad que se le sometiera a un Tribunal de Honor para que se conocieran oficialmente sus reiterados reclamos de justicia, solicitud que nunca fue apoyada por las autoridades y que, a una consulta efectuada por él a Gendarmería respecto a cuándo podría hacer uso de los beneficios de salida dominical o libertad condicional, se le respondió que a partir del año  2450.  

En EL SIGLO del 29 diciembre pasado, se dio a a conocer que el diputado comunista Hugo Gutiérrez presentó el 24 del mismo mes un proyecto de ley que excluye de todo tipo de beneficios que otorga la ley a los condenados por violaciones a DDHH de lesa humanidad. Este fue su regalo de navidad para los militares y policías condenados por delitos que los jueces han calificado impropiamente como de lesa humanidad. Al respecto, se aclara que en nuestro país no existe algún militar o policía condenado por tal tipo de delitos, pues los por ellos cometidos, reales o supuestos, sucedieron con anterioridad a la entrada en vigencia de la ley de lesa humanidad, el 18 de julio 2009. 

Agrego que ya se comenta que los penales Punta Peuco y otros en los que se encuentran presos ex integrantes de las FFAA y Carabineros que nos liberaron del marxismo en 1973, se están transformando en una especie de modernos campos de exterminio, dada la cantidad de presos de la 3ª y 4ª edad que han fallecido últimamente, más de veintiocho, ya sea en prisión, hospital o tardías autorizaciones para morir en sus domicilios.

En la actualidad, nuestro país vive una situación que no era imaginable hace un año, cual es contar con un Presidente de la República que se ha preocupado en forma exitosa de combatir la pandemia del Coronavirus comprando oportunamente millones de dosis de la vacuna para todos los chilenos, que incluso han alcanzado para regalar miles de ellas a 2 países vecinos; presidente que también se ha preocupado de mantener a flote las finanzas nacionales, pero que, muy lamentablemente, se ha despreocupado en forma notable de cumplir con  lo estipulado en al artículo 24 de nuestra Constitución Política, pues como Jefe  del Estado, no ha tenido la voluntad para imponer su autoridad en lo que tiene relación con la conservación del orden público a nivel nacional.

Tan así, como para que ya se considere como algo normal el que malhechores de diferentes orígenes, incluyendo a diferentes bandas de narcotraficantes, cometan todo tipo de delitos usando armas más sofisticadas que las de la policía, confiados en que sus fechorías no serán reprimidas, gracias a la inacción de las policías que, por disposición del gobierno, tienen primero que “adivinar con rapidez” si el malhechor que lo ataca tiene la intención de matarlo, para poder contraatacar. Si no lo adivina, lo matan, y si el policía mata en defensa propia, lo juzgan y luego lo expulsan. Así están las cosas en nuestro país. El ambiente se va pareciendo cada vez más al vivido durante la Unidad Popular, pero con diferentes actores.

5 Me gusta 🙂
PUBLICACIONES POR AUTOR
PROGRAMA REVELANDO
REVISTA ESLABÓN
HAZTE SOCIO DE ASOFAR
TRÁMITES DE DEFUNCIÓN
SUBSECRETARIA FF.AA.
CAPREDENA
MULTIGREMIAL FACIR
100RAZONES.CL
REVISTA TRES ESPADAS

ASOFAR AG - Asociación Gremial de Oficiales de la Armada en Retiro

Esmeralda 1074 Of. 401, Valparaíso - Tel 32 2254314 - asofar@gmail.com