ACTUALIDAD INFORMATIVA

El Líbero

50.000 armas inscritas en La Araucanía: la amenaza real de un conflicto armado en la región

Publicado el 16 de abril de 2021

Autor: Emily Avendaño

En la IX Región hay 50.114 armas inscritas formalmente. Sin embargo, la multiplicidad de hechos de violencia da cuenta de que hay una cifra negra que se abulta con la existencia de armas de guerra. Las tomas, quemas y usurpaciones hacen que exista una preocupación latente ante la posibilidad de la autodefensa, un escenario que sería “trágico” en opinión del diputado RN René Manuel García. El Líbero investigó la procedencia de las armas y municiones que andan “dando vuelta” en la macrozona.

Un audio del diputado RN René Manuel García se filtró la tarde del 14 de abril. “Aquí estamos a punto de entrar a una autodefensa y eso le advertimos al Gobierno hoy otra vez temprano. Serían ellos los culpables si eso pasa en la Región de la Araucanía”. El mensaje del legislador no tarda en concluir que un escenario de ese tipo sería “trágico”. El audio llegó tras la noche de terror que vivió Quidico, en la Provincia de Arauco (Región del Biobío) que también hace parte de la macrozona sur. Solo en ese sector el saldo de la jornada fue de cuatro casas incendiadas, disparos con armas de guerra contra un cuartel de Carabineros y amenazas de muerte a personal de un consultorio.

Ahora sí para los micrófonos el diputado García se explica sobre sus dichos: “La gente se va a ver en la obligación de defenderse si es que el Gobierno no toma acción contra el narcotráfico y los terroristas. Están quemando casas, están quemando camiones, están quemando todo. La gente ve que el Gobierno no ejerce ninguna acción, por eso yo creo que si llega a una cosa extrema el gran culpable será el Gobierno. Jamás vamos a promocionar, ni promover una autodefensa, eso sería el peor de los suicidios dentro de la región. Por eso estamos dando la voz de alerta para que esto se calme, se pare, y el Gobierno tome acción contra los narcotraficantes y terroristas. Ese es el mensaje que estamos mandando”.

La preocupación no solo es del legislador. Es un tema latente entre quienes hacen vida en la macrozona sur. Solo en el primer trimestre de 2021 los atentados ascienden a 427, de acuerdo con una carta difundida ayer por diputados de Chile Vamos que exigen al senador Huenchumilla tramitar el proyecto sobre delito de usurpación, una acción que habría aumentado en 688% si se compara con el mismo período de 2020. Solo en el sector de Quidico, un área urbana con 2.800 habitantes, han quemado más de 50 cabañas.

Situación que se agrava ante la falta de eficacia de los procesos judiciales. La Asociación de Contratistas Forestales AG (Acoforag) emitió un comunicado ayer en respuesta de la comparecencia del Fiscal Nacional, Jorge Abbott, en la sesión especial en la Cámara de Diputados realizada el miércoles. El texto le “recuerda” al fiscal que desde el año 2014 han ocurrido 260 atentados que involucran a contratistas forestales entre las regiones del Biobío, La Araucanía, Los Ríos y Los Lagos; de esos solo dos han sido esclarecidos. Es decir, que solo el 0,77% ha tenido condena. 

Es en este escenario que la preocupación del diputado García no resulta descabellada, sino que más bien es compartida. Fernando Fuentealba, presidente del Comité de Seguridad Ciudadana de Quidico, plantea: “Al ver la displicencia con la que el Estado, a través del gobierno de turno, se hace de la vista gorda para tratar de terminar su período lo menos magullado posible, efectivamente lo único que queda para los civiles es la autodefensa. Nosotros le traspasamos la responsabilidad al Estado de defendernos, para que lo administre a través de los organismos públicos, pero si ellos no hacen la pega, a la gente lo que le queda es defender su libertad, su seguridad, su propiedad privada”. 

Fuentealba rápidamente aclara que está en contra de esa determinación. “Vamos a volver a la barbarie”, subraya. Además, porque en una situación así plantea que son muchas más las vidas en riesgo. 

En el universo de 839.221 armas legalmente inscritas en el país, 50.114 corresponden a la Región de La Araucanía y 60.977 al Biobío. En el ranking entre las 16 regiones de Chile, la IX Región se ubica como la sexta con más armas y la VIII como la tercera (por detrás de la RM y Valparaíso), de acuerdo con cifras entregadas por la  Dirección General de Movilización Nacional (DGMN). 

Otro dato que entrega la DGMN es que al comparar el número de armas inscritas en el primer trimestre de 2020, con el primer trimestre de 2021 la variación ocurre a la baja. Es de -14,4% en La Araucanía y de -39,4% en Biobío.  El coronel de Carabineros José Manuel Benítez, jefe del Departamento de Control de Armas y Explosivos de la DGMN explica que la baja de inscripciones de armamento puede ser consecuencia de la pandemia. “Sin haber estudiado el fenómeno, podría deberse a que en ese período estuvimos gran parte sin atender con las autoridades fiscalizadoras por asuntos de la pandemia. Había sectores en los que estábamos en Fase 1(…). Pienso, sin haber estudiado en profundidad el caso, que esa es la causa que ha originado ese efecto, de que haya menos armas inscritas como regularmente se observaba”.

La autoridad es enfática en señalar que desde la DGMN solo atienden el registro nacional y la trazabilidad de las armas legales, y no forma parte de su quehacer ver el delito.

Otro escenario propone el cientista político Jaime Abedrapo, al analizar por qué ha bajado el número de inscripciones: “A modo solo de interpretación es muy posible que ya no se estén comprando en el mercado formal las armas, porque coincido con que en la zona haya mucho más interés por tener una suerte de autodefensa o tener un arma para repeler cualquier ataque. Es difícil entender el comportamiento, eso solo se podría entender porque estén dispuestos a renunciar a sus predios, a sus hectáreas, a sus propiedades y finalmente abandonar y sabemos que eso no está ocurriendo”. Abedrapo durante años estuvo vinculado a materias de seguridad y defensa y fue subdirector de la Academia Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos (ANEPE), del Ministerio de Defensa.

159 armas incautadas en 15 meses

Si bien corren por un carril distinto, a esta radiografía hay que sumar las armas en manos de los grupos irregulares, de las cuales no es posible tener un catastro. Sin embargo, cifras entregadas por Carabineros señalan que durante todo 2020 y hasta el 9 de abril de 2021 se incautaron en total, únicamente en La Región de La Araucanía, 159 armas, y de estas 65 son armas largas.

En detalle durante 2020, la policía uniformada recuperó en la IX Región 54 armas cortas, 56 armas largas, 28 hechizas y una adaptada. Mientras que en 2021 especifican haber recuperado 6 armas cortas, 9 armas largas, 3 hechizas y 2 adaptadas.

“160 armas es la nada misma. Nada. Es mucho menos que las armas que entrega la gente voluntariamente. En consecuencia, no se ha hecho bien la pega porque a los Carabineros los tienen a pie, sin vehículos, sin confianza. No se atreven actuar porque si los pillan les meten los derechos humanos y los dan de baja y más encima van a la cárcel. No pueden hacer su trabajo de policía, el problema es que no tenemos estado de derecho y la gente en la macrozona sur está desprotegida”, insiste el diputado García.

El reporte de Carabineros indica que las armas entregadas voluntariamente en 2020 fueron 187 y en 2021 van 20.

Para Abedrapo, “se ha podido incautar poco armamento”. Agrega: “La pregunta que se está haciendo hace mucho tiempo el mundo de defensa, seguridad interna, es precisamente cuáles serán realmente sus capacidades de fuego porque si con el despliegue que tuvo la PDI no consigue entrar a Temucuicui, la verdad es que las capacidades que deben tener son inimaginables, en comparación a lo que podríamos suponer”.

Desde Argentina y con ayuda del FPMR

Un ejemplo de esto es el caso del funcionario del Poder Judicial detenido en Traiguén el 5 de abril. El hombre además de tener una amplia red de contactos fue hallado con arsenal de guerra y explosivos.

Andrei Serbin Pont, analista internacional, director de la Coordinadora Regional de Investigaciones Económicas y Sociales (CRIES) y especialista en rastrear y analizar conflictos y armas plantea que en ese caso “hay dos armas que son particularmente interesantes, un fusil tipo FAL, que tiene en la culata pintada la bandera de la CAM. Es llamativo en términos de que el FAL no fue un fusil ampliamente utilizado ni por las FF.AA. ni los Carabineros en Chile, por lo cual hay sospecha de que pudo venir de afuera. Incluso Argentina ha sido fuente de fusiles FAL que han llegado por ejemplo a las favelas en Brasil”.

Si bien Serbin Pont no tiene confirmación de que el arma en posesión del detenido provenga de Argentina explica que es una opción viable. “Hay esa tendencia. En los últimos años han salido muchas armas de los arsenales del Ejército argentino y han caído en manos de grupos armados paraestatales”.

El analista recuerda que en octubre de 2020 ocurrió un robo de 25.000 municiones 7.62mm de FAL del Batallón de Ingenieros de Montaña 6, de Neuquén cercano a la frontera con Chile. “La policía en ese momento entre las hipótesis que barajó era que esa munición o podía estar yendo para un comprador en Brasil, probablemente vinculado con estas grandes organizaciones criminales como el PCC o el Comando Vermelho o que podía estar cruzando al lado chileno de la frontera a alguna de estas organizaciones vinculadas al movimiento mapuche”.

La otra arma que llamó su atención es una subametralladora Carl Gustav M45. “Hasta donde yo tengo entendido el único usuario en América Latina de esas subametralladoras fueron los Carabineros. Así que lo más probable, esto con las armas es muy común, yo te diría que con 99% de seguridad esa subametralladora proviene de los stocks de los Carabineros. Material que ha sido dado de baja en algún momento y que después ha sido desviado”, afirma Serbin Pont.

El director de CRIES explica que en América Latina una de las principales fuentes para el tráfico de armas son los desvíos de stocks estatales que pueden ocurrir por ejemplo por robos a personal militar, o pueden ser sustraídos por el mismo personal policial o militar de las instalaciones oficiales. 

Fuentes conocedoras de cómo funciona el tema de seguridad en la IX Región afirman que en todo caso si esto llegara a ocurrir el porcentaje de estas armas en manos de los grupos radicales debiese ser mínimo, pues el Ejército de Chile tiene una muy buena fiscalización tanto en los regimientos, como en las armerías y polvorines. 

Por su parte, el coronel de Carabineros José Manuel Benítez, apuntó no estar familiarizado con el tema, pero dijo: “Me da la impresión de que todas las empresas del Estado tienen un estricto control de todo sus elementos de material de uso bélico o para la seguridad pública. Lo que te puedo decir es que Carabineros tiene un estricto control de todos los elementos que se relacionan con las armas y las municiones”.

Otro episodio al que apunta Serbin Pont para identificar el origen de las armas es a la exhibición hecha en febrero por los grupos radicales portando fusiles M16. Específicamente se trataría de M16A1. “Hubo lotes grandes de M16 que entraron en diferentes momentos a Chile, para grupos armados paraestatales. Entonces, es muy probable que estos sean rezagos de aquella época”. Específica que estos lotes ingresaron y fueron a parar a manos del Frente Patriótico Manuel Rodríguez. “No sé decirte cuándo fue el ingreso, pero la realidad es que un arma si se guarda bajo condiciones adecuadas puede durar un siglo. No va a tener corrosión de ningún tipo”.

En esta línea corresponde volver a remitirse a la detención del funcionario del Poder Judicial, quien entre las armas que le fueron decomisadas tenía un fusil FAL, calibre 7.62, con cargador y munición. “Las armas encontradas en el sitio del suceso tienen más de 30 años (…), pero estaban mantenidas para ser disparadas en cualquier momento”, dijo el general Álex Chaván Espinosa, director de Control de Drogas e Investigación Criminal de Carabineros.

Con esta sospecha coincide la dirigente de Mujeres de Chile, Gloria Naveillán, quien recuerda el episodio de la internación de armas de Carrizal Bajo llevada a cabo por el FPMR en 1986, como una de las posibles fuentes de las armas que ahora se ven en la macrozona sur. “Hay que esperar la investigación, cruzar todos los hilos, para que se logre descubrir su origen”. 

La dirigente plantea que actualmente hay muchísimo armamento “dando vuelta” en la macrozona. Sin embargo, diferencia que “las armas no están en manos de particulares que quieren defenderse, están en manos de las personas que están atacando. Esos jamás van a acudir a inscribirlas. Yo diría que el 99,9% de las armas en manos de los agricultores están registradas, quienes no acuden a hacer esto son los terroristas y los delincuentes, que por razones obvias no las registran y esas sí que han aumentado de manera sideral”. 

Al consultar a fuentes especializadas en la seguridad de la macrozona sur, que prefieren resguardar su identidad, coinciden en recordar el episodio del robo de los 25.000 tiros del regimiento argentino, así como los nexos que existen entre la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) que opera en Argentina y cuyo principal dirigente es Facundo Jones Huala y la Coordinadora Arauco-Malleco.

Plantean como un elemento que facilita este tránsito la porosidad de esa frontera que tiene pasos fronterizos no controlados desde Alto Biobío hasta Los Ríos. Se cree que el otro punto de ingreso es por las costas de Arauco, en las caletas de Tirúa en donde existen informaciones de lanchones que cruzan armas y las ingresan a los territorios protegidos por los violentistas. Sin embargo, la fuente aclara que hasta el momento nada de esto ha sido comprobado “pero hay que sumar dos más dos”. Estas rutas además operarían en ambos sentidos, no solo desde Argentina hacia Chile. 

La misma fuente afirma que hay distintos tipos de armamentos circulando, como fusiles SIG, Kenwood, M4. también hay fusiles de procedencia rusa que se utilizan en el Ejército de Perú y de México, y también hay armas chinas. “Tienes una cantidad de fusiles dando vueltas impresionante”, sostiene. 

Con respecto a las balas, Serbin Pont plantea que “si hay algo que no falta en el mundo es munición. La munición es muy común y no solo es común, es recargable. Puedes disparar un proyectil de 9mm y guardar la cápsula y con una prensa recargar esa munición, entonces munición hay en todos lados”.

En este escenario, René Muñoz, gerente de la Asociación de Contratistas Forestales AG, afirma que hay “una sensación de desprotección que aumenta todos los días. No tenemos certeza de que exista autodefensa, pero sin duda es una posibilidad cierta. En algún momento alguien se va a defender y ese es un punto de partida que nos preocupa. Sin embargo, es irresponsable decir que existe un conflicto civil”.

El diputado García subraya que el énfasis tiene que estar en el Estado de Derecho en la vulnerabilidad que sufre la gente y en la poca confianza que hay en el gobierno. Destaca que las policías tienen que tener facultades para actuar y estar dotadas con los equipos necesarios para hacer el trabajo. Esta es la forma de que ve de evitar que la situación se agrave, ya que, como concluye el mensaje de su audio filtrado: “Si no toman las cartas luego, por Dios, que va a ser trágico”. 

Fuente: Página web medio digital El Líbero

3 Me gusta 🙂
PUBLICACIONES POR AUTOR
PROGRAMA REVELANDO
REVISTA ESLABÓN
HAZTE SOCIO DE ASOFAR
TRÁMITES DE DEFUNCIÓN
SUBSECRETARIA FF.AA.
CAPREDENA
MULTIGREMIAL FACIR
100RAZONES.CL
REVISTA TRES ESPADAS

ASOFAR AG - Asociación Gremial de Oficiales de la Armada en Retiro

Esmeralda 1074 Of. 401, Valparaíso - Tel 32 2254314 - asofar@gmail.com