CARTAS AL DIRECTOR

CARTAS PUBLICADAS EN MEDIOS DE PRENSA

.

—————————————————————

CARTAS NO PUBLICADAS EN MEDIOS DE PRENSA

.

Proceso constituyente:

Muchas personas comentan sobre poder constituyente originario o derivado y de reforma o revolución, pero ninguna se refiere o considera un elemento que es esencial en el proceso constituyente en curso: la “constitución histórica” de Chile. Ella va más allá de la vigencia de un texto constitucional escrito y está conformada por la tradición —la acumulación de las experiencias del pensar y de la vida que se realiza a través de las generaciones, que constituyen una continuidad espiritual, creadora de un alma y de un carácter— y por aquellos valores permanentes de la cultura y de la nacionalidad que forman un patrimonio común, que corresponde al acervo adquirido a lo largo de varios siglos; durante nuestra existencia como Chile indiano y, posteriormente, como Chile republicano o independiente.

La “constitución histórica” no es la accidental Ley Suprema, sino que la de un pueblo que se integra, como algo inconmovible, en el derecho natural de ese pueblo. La “constitución histórica” de una comunidad política está plasmada en sus instituciones fundamentales y es el resultado del plebiscito del tiempo. El empeño de algunos convencionales constituyentes que quieren “refundar a Chile” partiendo de una “hoja en blanco” y negando la tradición, es contra natura.

Adolfo Paúl Latorre (25 de septiembre)

.

«Naciones» indígenas:

En relación con el concepto de “plurinacionalidad” que se ha instalado en los debates de la Convención Constitucional, el expresidente de la Academia Chilena de la Historia Fernando Silva Vargas ha declarado que “jamás existió una unidad política entre los araucanos, por lo que hablar hoy de una nación indígena es un abuso semántico. Y hablar de ‘naciones indígenas’ es sencillamente un disparate” (suplemento Crónica Constitucional, El Mercurio, Santiago, 24 septiembre 2021).

El concepto de nación denota la idea de un conjunto de personas más o menos unidas por vínculos de raza, idioma, religión y costumbres. Sin embargo, ella es mucho más que eso. Una nación es un grupo humano depositario de un conjunto de valores que se ha ido configurando a través de la convivencia a lo largo de varias generaciones; es una unidad de existencia histórica, una verdadera familia espiritual que ha hecho grandes cosas en el pasado y que desea continuar haciéndolas en el porvenir.

Normalmente las naciones han dado origen al surgimiento de los Estados. Sin embargo, en el caso chileno fue el Estado el que dio origen a la nación. Según Mario Góngora, “el Estado es la matriz de la nacionalidad”.

Chile adquirió conciencia de nación el 20 de enero de 1839, con el triunfo en la batalla de Yungay, fecha en que emergió un fuerte espíritu de unidad nacional. En esa fecha cuajó un nuevo y distinto ideal, al identificarse el sentimiento de amor patrio con el concepto de nación chilena.

Adolfo Paúl Latorre (28 de septiembre)

.

Universo paralelo:

Una técnica psicológica usada entre otros por académicos militares, conocida como “pensamiento contrafáctico”, que en términos simples consiste en imaginar como las circunstancias de nuestras vidas podrían haber sido diferentes, sería útil -creo- en la hoja de ruta de los candidatos de la derecha.  ¿Cómo actuaría si yo fuese mi adversario en lugar de quién soy? Un universo paralelo en cierta medida.  Y ¿qué podría ganar con tal reflexión orientando el esfuerzo al escenario político?  ¿Qué habría pasado si Hitler no hubiese invadido Rusia?  ¿Cómo habría sido la evolución de Chile en estos últimos cuatro años si no hubiésemos elegido a Piñera presidente por una segunda vez? Ciertamente los candidatos de derecha no la tendrán fácil; aun así, se aprecia testarudez y desconexión entre las partes.  “Un hombre que juzga a otro hombre es un espectáculo que me haría estallar de risa, si no me diese piedad.” Gustave Flaubert.

Gustavo M. Astorquiza, P. Eng. (28 de septiembre)

.

Sistemas previsionales:

Las administradoras de fondos de pensiones (AFP) han cumplido acertadamente su función, pues los fondos de sus afiliados han tenido una excelente rentabilidad. Sin embargo, ellas no pueden hacer milagros.

En el actual sistema de AFP solo se cotiza el 10% y la esperanza de vida ha aumentado significativamente con posterioridad al año 1980. Diversos estudios técnicos —entre ellos los de las comisiones Bravo y Marcel— concluían que para mejorar las pensiones era necesario aumentar la tasa de cotización y la edad de jubilación. No obstante, actuando irresponsablemente, los legisladores nunca efectuaron las modificaciones legales que la situación exigía.

Por otra parte, nada se dice en relación con el antiguo sistema de pensiones es que cada trabajador cotizaba el 20% o más de su sueldo y que para recibir una pensión debía haber cotizado durante al menos quince años, por lo que algunas personas no recibían pensión aun habiendo aportado parte de su sueldo durante sus años trabajados. Aproximadamente un 50% de las personas terminaba sin recibir pensión. Lo ahorrado por el trabajador durante su vida laboral no era de su propiedad y, por lo tanto, no era heredable a diferencia del sistema de AFP de capitalización individual.

Adolfo Paúl Latorre (01 de octubre)

1 Me Gusta 🙂
Publicaciones por Autor
Programa Revelando
Revista Eslabón
Hazte Socio de Asofar
Trámites De Defunción
Subsecretaria FF.AA.
Capredena
Convenios Bienestar Social
Mutual de Seguros
Revista Tres Espadas
Sinergia Democrática

ASOFAR AG - Asociación Gremial de Oficiales de la Armada en Retiro

Esmeralda 1074 Of. 401, Valparaíso - Tel 32 2254314 - asofar@gmail.com